SALIDAS A BOLSA
02
113
2.13
Soportes de Comunicación
Como ya hemos reiterado, una salida a Bolsa constituye un hito fundamental que des-
pierta un inmenso interés entre los
stakeholders
de la Compañía que pretende comenzar a
cotizar. Para responder adecuadamente a esta expectativa generalizada la empresa tiene a
su disposición soportes de Comunicación muy dispares y complementarios que deberá
utilizar de manera selectiva adaptándose a la características, los tiempos de la operación y a
los diferentes mensajes a transmitir en cada una de sus fases.
Paradójicamente, el soporte informativo más protagonista, el que será citado en más ocasio-
nes y tomado como referente para múltiples informaciones, no es un documento de Comuni-
cación sino un documento legal al que ya hemos aludido previamente: el “folleto informativo”.
Pese a su nombre, folleto, no se trata de una publicación liviana sino de un documento legal
muy extenso y obligatorio. Es elaborado por el equipo financiero y jurídico de la operación.
Este dossier recoge la información general y la descripción de la Compañía; las características
de la oferta; la información financiera de la emisora y un apartado muy atractivo para los pro-
fesionales de la información denominado “Riesgos de la operación” en el que se enumeran y
describen los posibles trances y vicisitudes por los que puede atravesar la compañía, bien du-
rante el propio proceso de salida a Bolsa o en el futuro por razones inherentes a la naturaleza de
su actividad o su situación. En el momento en que el folleto informativo queda registrado por
la CNMV, se convierte en público y es el origen de múltiples informaciones que serán elabora-
das por los medios de Comunicación. Tradicionalmente, tras registrar el folleto informativo, la
Compañía elaboraba un díptico o tríptico resumen de este documento, para depositarlo en las
entidades financieras que van a vender sus acciones y que servirá para informar a los potencia-
les inversores, de forma más escueta y divulgativa. En España, esta pieza informativa dejó de
ser obligatoria hace tiempo por lo que la compañía puede optar por producirla o no.
Los vídeos institucionales son también soportes muy efectivos al servicio de la empresa
en operaciones de gran calado público como las salidas a Bolsa. Los materiales audiovisua-
les son una de las mejores tarjetas de presentación de las compañías y generalmente todas
las empresas que emprenden el camino de salir a Bolsa producen vídeos institucionales
tanto para sus audiencias internas como externas.
Hoy más que nunca, en un mundo donde la
Web
ocupa un lugar prominente en la acti-
vidad cotidiana de la práctica totalidad de los ciudadanos activos, la página institucional de
la Compañía en Internet juega un papel estratégico fundamental al servicio de la comuni-
cación y del buen fin de la operación de salida a Bolsa. Sin embargo, no conviene olvidar
que la
Web
corporativa debe cumplir y ajustarse escrupulosamente a las exigencias legales
que los reguladores establecen en cada una de las fases que componen una salida a Bolsa y
también tras el debut bursátil.
1...,103,104,105,106,107,108,109,110,111,112 114,115,116,117,118,119,120,121,122,123,...313