Acudir a la ampliación, pagando el precio establecido de antemano para los nuevos
títulos.
No acudir y vender los derechos preferentes de suscripción a otro inversor que pre-
tenda acudir a dicha ampliación.
Durante cada ejercicio es normal que múltiples compañías que cotizan en Bolsa recu-
rran a este tipo de estrategia empresarial pero la duda es la repercusión que tiene esta deci-
sión en su imagen corporativa y entre sus accionistas minoritarios. El mercado también lo
puede interpretar como una señal de que la salud financiera de la compañía en cuestión no
es la adecuada y que tiene que recurrir a esta operación para aliviar sus cuentas.
La clave para saber cómo afectará una ampliación de capital a la cotización de las accio-
nes de una determinada empresa estará sustentada en el tipo de operación específica que se
diseñe. No todas las ampliaciones son iguales y su éxito o fracaso radica en cómo la afronta
la compañía emisora.
Asimismo, hay que tener en cuenta que cuando se realiza una ampliación de capital el
BPA se puede diluir. Es decir, que a partir de ese momento el beneficio puede ser inferior
al que sería en caso de no haberse acometido la citada ampliación.
El factor, por tanto, que marca la evolución de la cotización de una acción de una em-
presa que realiza una ampliación de capital y que, por tanto, influye en su imagen como un
factor determinante más, se basa en el precio de emisión de las nuevas acciones, que suele
ser inferior al valor de mercado de los títulos antiguos, lo que hace por un lado atractiva su
compra para los inversores pero, a la postre, rebaja el valor de las acciones anteriores a la
operación para igualar ambos precios.
Los proyectos nuevos que se lleven a cabo con el dinero obtenido en la ampliación
deberán aportar su parte correspondiente al beneficio neto de la empresa y compensar la
pérdida inicial de valor. Ese es el elemento clave en el que se fijan los analistas a la hora de
valorar la conveniencia o no de una ampliación de capital para una compañía y de reflejar la
misma en la cotización de sus títulos. Y es aquí donde la Comunicación debe hacer especial
hincapié a la hora de trasladar a los distintos públicos objetivo el destino final de los nuevos
fondos en el marco del futuro plan de negocio de la empresa.
El problema sucede cuando la lógica dilución de las acciones se convierte en perma-
nente y los nuevos proyectos no llegan a alcanzar la rentabilidad que justifica la ampliación
de capital. Así, cuando la cotización de las acciones de una empresa cae en Bolsa tras el
anuncio de una ampliación de capital, el principal motivo de esa caída es la duda sobre si el
beneficio por acción (BPA) se va a diluir o no. Si la ampliación es claramente dudosa para el
BPA la caída será más brusca y prolongada. En cambio, si la ampliación es claramente be-
COMUNICACIÓN FINANCIERA:
TRANSPARENCIA Y CONFIANZA
158
1...,148,149,150,151,152,153,154,155,156,157 159,160,161,162,163,164,165,166,167,168,...313