COMUNICACIÓN FINANCIERA:
TRANSPARENCIA Y CONFIANZA
30
de sus públicos objetivo (inversores, accionistas, analistas, intermediarios y autoridades del
sector financiero) ya que sólo gracias a una Comunicación regular y especializada lograrán
atraer –o mantener en sus carteras- esos deseados recursos, sobre todo en tiempos econó-
micamente delicados.
Además, cualquier empresa que tenga necesidades de financiación y trate de obtener los
recursos necesarios para afrontar sus objetivos de crecimiento constituye un emisor poten-
cial de Comunicación Financiera. Por eso, los ejecutivos responsables de estas compañías
deben dedicar su tiempo y atención a esta materia, dada la estrecha vinculación existente
entre la salud de las empresas y su imagen en cada mercado.
El Estado también desempeña un papel protagonista como emisor de la Comunicación
Financiera, sea directamente o a través de sus diversos organismos públicos, regiones, entes
locales e institutos públicos, y concurre al mercado para atraer inversores para su gama de
productos financieros, entre los que destacan las letras, obligaciones y bonos del Tesoro.
Un tercer segmento de emisores de Comunicación Financiera lo conforman las enti-
dades crediticias homologadas en los mercados de Bolsa y las compañías aseguradoras. El
incremento de la contratación de valores de renta fija y variable, junto con la preferencia de
los inversores hacia valores negociables en detrimento de los productos bancarios tradicio-
nales, ha situado a las entidades de crédito en la tesitura de tener que renovar e intensificar
los esfuerzos de Comunicación hacia sus clientes de forma sustancial. Las compañías ase-
guradoras, por su parte, desempeñan un activo papel también en el ámbito de la Comuni-
cación Financiera en torno a las operaciones de colocación de productos en el mercado, ya
sean fondos de pensiones, seguros de vida, etcétera...
Las empresas de servicios de inversión constituyen un cuarto grupo de agentes emiso-
res de Comunicación, compañías que prestan servicios de asesoramiento financiero y de
gestión a terceros inversores. Se trata, por tanto, de las sociedades de valores o agencias de
valores, cuya actividad viene muy condicionada por la información que reciben de quienes
emiten los valores o productos financieros.
En una franja intermedia del proceso que conduce al encuentro entre la oferta y la de-
manda se sitúan también las agencias de calificación, los organismos reguladores y los ana-
listas financieros, desempeñando cada uno de ellos un papel específico como tales emisores
de Comunicación. Mediante la prospección y el análisis en profundidad de las empresas, las
agencias de calificación crediticia vienen ejerciendo la función clave para los inversores de
elaborar los indicadores de nivel de solvencia, a corto y largo plazo. El papel institucional de
los organismos reguladores es el de garantizar la seguridad de las transacciones y el rigor en
el funcionamiento de todo el sistema. Y los analistas ejercen su función, indispensable tam-
bién, al enjuiciar la actividad de las empresas y extraer conclusiones verosímiles de aquellos
1...,20,21,22,23,24,25,26,27,28,29 31,32,33,34,35,36,37,38,39,40,...313