COMUNICACIÓN FINANCIERA:
TRANSPARENCIA Y CONFIANZA
46
carse plenamente con la realidad y los objetivos anunciados; que los analistas califiquen
cada vez con mejores notas a la compañía; y que nuevos inversores destinen sus ahorros
a secundar el valor.
Con el fin de averiguar el grado de deterioro sufrido por la Comunicación Empresarial
en el ecuador de la actual crisis económica, Estudio de Comunicación acometió a lo largo de
2009 y en colaboración con el diario
Expansión
, líder de la prensa económica española, un
amplio estudio para conocer en detalle lo que opinaban los públicos externos de las compa-
ñías cotizadas sobre la Comunicación que de ellas recibían y para saber si analistas, inversores,
accionistas y gestores de capital riesgo, entre otros, detectaban -o no- una merma en la calidad
de los contenidos transmitidos, precisamente como consecuencia de la crisis.
Sus conclusiones, que exponemos a continuación, están todavía hoy vigentes en su ma-
yoría y entre ellas destaca la importancia que tienen los soportes propios en la Comunica-
ción Financiera y aquellas pistas que en el citado estudio se apuntan sobre el mejor modo de
emplearlos para que las empresas lleguen más eficazmente a sus principales destinatarios,
fundamentalmente los inversores.
Por otra parte, el estudio aportó datos, algunos tan reveladores como, por ejemplo, que
temas considerados fundamentales dentro del discurso empresarial más novedoso -el go-
bierno corporativo, por citar uno de ellos- ocupan, en cambio, un discreto lugar en la escala
de preocupaciones más acuciantes de los entrevistados. La escasa importancia que analistas,
inversores, accionistas y gestores de capital riesgo dieron a las reglas de juego sobre cómo se
dirige una sociedad era un dato digno de reflexión, como también el hecho de que precisa-
mente quienes más interés mostraron por ello fueran los gestores responsables de las fortunas
de las familias con grandes patrimonios, las
family office
. La relevancia del dato avala un axioma
comunicacional bastante extendido: no es que no preocupe que para gestionar empresas haya
que seguir ciertos principios éticos, sino que muchos dudan que se cumplan realmente.
Los objetivos que se persiguieron en el diseño y realización de este estudio, denominado
Comunicación con Inversores y Analistas en tiempos de crisis
”, giraron en torno a cinco propósitos
concretos:
Evaluar si la transparencia en la Comunicación se veía singularmente perjudicada en
tiempos de dificultad económica.
Evaluar si en dichas circunstancias cambia y se deteriora el flujo de Comunicación de
las empresas con inversores y analistas.
Evaluar si las variaciones en la Comunicación de las compañías cotizadas son fenó-
menos generales o afectan de manera particular a algunas de ellas.
Evaluar qué opiniones tienen los públicos objetivo de la Comunicación Financiera
sobre los reguladores -en especial los españoles- en momentos en los que un des-
prestigio generalizado planeaba sobre la imagen de los organismos internacionales
1...,36,37,38,39,40,41,42,43,44,45 47,48,49,50,51,52,53,54,55,56,...313