COMUNICACIÓN FINANCIERA:
TRANSPARENCIA Y CONFIANZA
98
del mercado. Para lograr la admisión, la empresa protagonista está obligada a presentar un
documento formal que acredite el pleno acatamiento al régimen jurídico vigente y, junto
con las cuentas anuales, deberá redactar y adjuntar además el llamado “folleto informati-
vo”, un texto en el que se dará cuenta al mercado de todos los asuntos fundamentales de
la compañía y que debe estar a disposición de los inversores para que puedan forjarse un
juicio fundamentado sobre la solidez y riesgos de la oferta.
El folleto informativo
se redacta conforme a modelos y criterios estrictos que establece el
organismo regulador, que a su vez será el encargado de supervisar y aprobar su contenido. Es el
documento oficial primordial a través del que se revelan a los potenciales inversores las caracte-
rísticas de la compañía emisora y de las acciones que ofrece al mercado. Dicho documento debe
recoger los datos jurídicos, económicos y financieros más significativos de la empresa, incluyen-
do una explicación detallada sobre la estrategia de futuro y aquellos riesgos que pudieran concer-
nirla y que deben tener en cuenta los inversores que acudan a la suscripción. La aprobación del
folleto informativo por parte de la CNMV es un requisito imprescindible en cualquier emisión,
siendo este organismo el que se ocupa de que el emisor facilite toda la información necesaria, así
como de que no se produzcan discriminaciones en los derechos de los accionistas de la compa-
ñía, salvo cuando la junta haya aprobado la existencia de diferentes categorías de acciones.
Otros requisitos imprescindibles que establece el organismo regulador en España son,
por ejemplo, que la sociedad tenga un capital mínimo de seis millones de euros (sin incluir
en dicha cifra las participaciones individuales superiores al 25%); que el número de accio-
nistas que posean una participación individual inferior al 25 % del capital de la compañía
sea un colectivo de al menos 100 individualidades; o que la sociedad haya tenido beneficios
en los dos últimos ejercicios, o en tres no consecutivos en un periodo de cinco, suficientes
para repartir un dividendo mínimo del 6% sobre el capital desembolsado (una vez hechas
las provisiones de las dotaciones para impuestos y las reservas legales).
Pero dejando al margen sus complejidades técnicas, una salida a Bolsa es un hito único,
extraordinario y crítico en la trayectoria de una compañía. Además de implicar un cambio
en su accionariado, conlleva una necesaria y profunda alteración de la estrategia de Comu-
nicación. En este tipo de operaciones, la transparencia informativa no es una mera opción
discrecional de los responsables de la empresa sino que constituye en sí misma un requeri-
miento ineludible. Esa transparencia viene exigida por la ley, pero también por el mercado y
por los potenciales accionistas e inversores que recelan de aquello que no conocen. Cuando
una compañía acomete una operación de esta envergadura es fundamental que todos sus
públicos objetivo conozcan y entiendan la realidad de la organización. Para ello, debe con-
tar con la Comunicación como un recurso básico para su adecuada instrumentación.
Así como los departamentos financiero y legal de las compañías siempre se ven apoya-
dos en este tipo de operaciones por consultoras externas y despachos de abogados expertos
1...,88,89,90,91,92,93,94,95,96,97 99,100,101,102,103,104,105,106,107,108,...313