Página 32 - FondosInversion

Versión de HTML Básico

Circular 8/1990 de 27 de diciembre, establece una desviación máxima con respecto al índice,
para las IIC cuya política de inversión consiste en replicar un índice, además se especifica el cál-
culo de dicha desviación y la frecuencia con que debe producirse tal cálculo. También regula la
posibilidad de incumplimiento del límite máximo de desviación así como el régimen de infor-
mación a los partícipes y a la CNMV en relación tanto a un escenario de cumplimiento de la des-
viación máxima como a un escenario de incumplimiento.
También este Borrador establece una correlación mínima respecto al índice, para las IIC cuya
política de inversión consiste en tomar como referencia un determinado índice, además se espe-
cifica el cálculo de dicha correlación y la frecuencia con que debe producirse tal cálculo. Se regu-
la la posibilidad de incumplimiento del límite mínimo de correlación así como el régimen de
información a los partícipes y a la CNMV en relación tanto a un escenario de cumplimiento de
la correlación mínima como a un escenario de incumplimiento.
Estos anteriormente denominados
"Fondos de Inversión Índice"
abrían nuevas puertas a la ges-
tión de estas Instituciones de Inversión Colectiva, ya que numerosas gestoras no tenían la posi-
bilidad de replicar de forma exacta sus índices de referencia, puesto que para hacerlo debían
incorporar títulos a sus carteras en unos porcentajes que superaban los límites de concentración
de inversiones previstos por el anterior reglamento. Un claro ejemplo de esta situación se puede
identificar con el índice bursátil español Ibex-35, que en su cesta de valores incorpora títulos
como Telefónica, BBVA o SCH, cuyas ponderaciones superan el límite máximo de inversión del
10% que los FIM pueden realizar en un solo título.
El segundo de los objetivos descrito por la reforma del reglamento de 2001, planteaba la
necesidad de regular la introducción de nuevas figuras de inversión colectiva en nuestro merca-
do. El reglamento, en su sección VI, las denominaba
Instituciones de Inversión Colectiva
Especializadas,
y entre las mismas se encontraban los siguientes Fondos de Inversión Mobiliaria:
Fondos de Inversión Mobiliaria de Fondos
(FIMF). Estos Fondos de Inversión invierten más
del 50% de su patrimonio en participaciones de otros fondos de carácter financiero.
Fondos de Inversión Mobiliaria Principales
(FIMP). Son aquellos que tienen como partícipe
una o varias Instituciones de Inversión Colectiva subordinadas, extranjeras o nacionales.
Fondos de Inversión Mobiliaria Subordinados
(FIMS). Son aquellos que invierten su patrimo-
nio, al menos un 80%, en el FIM Principal designado en su folleto informativo.
Fondos de Inversión Mobiliarios Especializados en valores no negociados
(FIME). Sus activos
deberán estar invertidos entre un 50% y un 80% en valores no negociados en mercados
secundarios oficiales, emitidos por entidades con sede social en estados miembros de la
OCDE que no tengan la consideración reglamentaria de paraísos fiscales.
Con carácter general, estas figuras de inversión especializadas también aparecen reconocidas
aunque con diferentes denominaciones por la actual ley y su reglamento, permitiendo incluso la
constitución de compartimentos en fondos, con diferentes políticas de inversión y emisiones de
diferentes participaciones.
Sin duda, la reforma anterior a la actual normativa abrió caminos de actuación en la oferta de
una industria que estaba a la espera de anunciadas reformas legislativas. De hecho, en enero de
2002 se aprobaron dos nuevas Directivas Europeas sobre Instituciones de Inversión Colectiva, las
30
FONDOS DE INVERSIÓN ESPAÑOLES:
Crecimiento y análisis de eficiencia