Página 72 - FondosInversion

Versión de HTML Básico

3.2.
LA MEDIDA DE JENSEN
Para Jensen (1968) la performance de una cartera puede descomponerse en dos elementos:
la habilidad del gestor para predecir la evolución de los precios de los valores e incrementar los
rendimientos de su cartera gracias a esta capacidad de predicción, y su habilidad para reducir el
riesgo inherente a los activos que componen su cartera mediante una adecuada diversificación de
su inversión. El alfa de Jensen se centra en el primero de estos elementos.
La medida de eficiencia de Jensen representa la denominada rentabilidad diferencial. Su
expresión permite reducir de la prima de rentabilidad que ofrece la cartera sobre el activo libre
de riesgo el diferencial de rentabilidad del mercado de valores sobre dicho activo y multiplicado
por el coeficiente (riesgo sistemático) de la cartera. Es decir, esta medida proporciona informa-
ción sobre el exceso de rentabilidad que es capaz de conseguir el gestor sobre la que cabría espe-
rar en función del nivel de riesgo de su cartera. Su valor se obtendría de la siguiente formulación:
Donde:
α
representa la medida de Jensen, es decir, el exceso de rendimiento que hubiésemos obte-
nido al invertir en la cartera p, si el exceso de rendimiento del mercado hubiese sido nulo.
μ
es la rentabilidad media de la cartera evaluada
r
0
es la rentabilidad media del activo libre de riesgo
μ
* es la rentabilidad media de la cartera de mercado
β
es una medida del riesgo sistemático de la cartera evaluada
De forma que la rentabilidad esperada de una cartera es igual al rendimiento libre de riesgo
más la prima de rentabilidad del mercado por cada unidad de riesgo sistemático soportado.
La no coincidencia del valor que realmente alcance la cartera respecto al esperado, tal y como
pone de manifiesto la expresión anterior, dará lugar al indicador alfa de Jensen, que reflejará la
diferencia de rentabilidad entre el valor esperado y el realmente obtenido por la cartera (ver
expresión (1).
El alfa de Jensen es un indicador de performance absoluto pues, además de permitir estable-
cer un ranking de carteras según el alfa alcanzada por cada una de éstas, permite conocer si la
cartera está siendo bien gestionada (alfa superior a cero) o mal gestionada (alfa negativa).
La propia estructura de la medida de Jensen evidencia que todas las carteras con la misma
beta tendrán el mismo rendimiento esperado, por lo que una cartera que se compra y mantiene,
sin incorporar ningún elemento de gestión activa, tendrá un valor esperado del alfa de Jensen
igual a cero. De forma que esta medida de Jensen será representativa del valor añadido que apor-
μ =
r
0
+
[
μ
r
0
]
x
β
(2)
α = (μ −
r
0
) −
[
μ
r
0
]
x
β
(1)
70
FONDOS DE INVERSIÓN ESPAÑOLES:
Crecimiento y análisis de eficiencia