Página 73 - FondosInversion

Versión de HTML Básico

ta la gestión activa al rendimiento de una determinada cartera.
La idea que subyace detrás de esta medida es un modelo capaz de explicar a priori los rendi-
mientos de las carteras objeto de estudio, tomando siempre como referencia la cartera de merca-
do que será eficiente en términos de media-varianza. Cuanto mayor sea el poder explicativo de
este modelo, más representativos y fiables serán los resultados obtenidos por el alfa de Jensen.
3.3.
EL RATIO DE TREYNOR
Otra medida de performance basada en el riesgo sistemático es la introducida por Treynor
(1965). Tanto este ratio como la medida de Jensen, al estar basados en el riesgo sistemático,
toman como hipótesis de partida que el riesgo específico de las carteras ha sido completamente
eliminado, gracias a una diversificación financiera eficiente de las mismas. Esta hipótesis es algo
restrictiva puesto que implícitamente se está asumiendo que sólo el riesgo sistemático va a ser
remunerado, obviando diversificaciones poco eficientes de las carteras, las cuales llevan asocia-
dos importantes niveles de riesgo específico que no serán considerados a la hora de aplicar estos
indicadores.
El ratio de Treynor es una medida relativa puesto que refleja la prima de rentabilidad de la
cartera respecto al activo libre de riesgo por cada unidad de riesgo sistemático soportado por
dicha cartera:
En comparación con la medida de Jensen, esta medida parte de la hipótesis de que los acti-
vos están correctamente valorados y por tanto la labor del gestor se limita a diversificar adecua-
damente su cartera de acuerdo con el nivel de riesgo que desea asumir el inversor. Por tanto no
considera la rentabilidad adicional que puede obtener el gestor a través de su habilidad de pre-
dicción o de búsqueda de activos infravalorados. Es decir, este ratio asume una estrategia de ges-
tión de la cartera pasiva.
Por tanto, la correcta predicción de la performance futura de la cartera que realice el ratio de
Treynor estará condicionada a que tal cartera esté adecuadamente diversificada.
La interpretación del ratio de Treynor es idéntica a la propuesta por el ratio de Sharpe (1966),
que veremos a continuación, bajo la hipótesis de que el riesgo específico de la cartera haya sido
eficientemente diversificado.
Τ =
(3)
μ −
r
0
β
71
ANÁLISIS DE EFICIENCIA DE LOS FONDOS DE INVERSIÓN
3