Página 8 - FondosInversion

Versión de HTML Básico

Dentro de los activos financieros, la orientación de las preferencias de los familias españolas por ins-
trumentos de ahorro relacionados con los mercados de valores, especialmente visible a partir de la mitad
de los años 90, ha contribuído a situar a España en el grupo de cabeza entre los países financieramen-
te mas desarrollados.
Por una parte se ha producido una pérdida de peso relativo de los depósitos a la vista, de ahorro y
plazo fijo. Si en 1990 representaba el 45% del volumen total de activos financieros de las familias espa-
ñolas, en 2007 habían pasado al 33%, una pérdida porcentual de 12 puntos.
Como contrapartida a esta fuerte caída relativa de los depósitos, los instrumentos mas beneficiados
han sido la inversión directa en acciones, los fondos de inversión, los fondos de pensiones y los segu-
ros de vida y jubilación.
La inversión directa por parte de las familias en renta variable o acciones se ha revelado como uno
de los fenómenos financieros y sociales de mayor relevancia en la segunda mitad de los 90. El valor de
las acciones, cotizadas y no cotizadas, en manos de las familias se situaba en más de 600.000 millones
de euros al cierre de 2007 y representaba el 32% de los activos financieros totales de las familias espa-
ñolas. Hace 17 años, en 1990 , valían 110.000 millones y representaban el 26% del valor total de la car-
tera financiera de las familias españolas.
Especialmente a partir de 1994 se produce un alza continuada en el tamaño y valor de la cartera de
acciones de las familias como consecuencia de tres factores:
• Las exitosas y masivas colocaciones de acciones de empresas públicas como consecuencia del pro-
grama de privatizaciones emprendido por el sector público (que tiene sus años culminantes en 1997
y 1998).
• La colocación y salida al mercado de las acciones de numerosas empresas privadas
• La elevada rentabilidad del mercado que encadenó cinco años consecutivos de subidas.
Otros instrumentos de inversión colectiva como los fondos de pensiones y jubilación y los seguros
de vida también han mantenido un paulatino y constante crecimiento relativo durante la segunda mitad
de los 90 elevando su participación en la cartera de activos financieros de las familias desde el 6,5% de
1990 hasta porcentajes del 13,6% en 2007.
Pero la participación de las familias españolas directa o indirectamente en los mercados de valores
no se ha limitado a la posesión directa de acciones o a los fondos de pensiones y seguros. Probablemente
el instrumento que ha experimentado el impulso más espectacular desde 1990 son los Fondos de
Inversión.
La participaciones de las familias españolas en Fondos de Inversión representaban en 1990 apenas
un 1,5% del volumen total de activos financieros de las familias y tenían un valor de casi 6.000 millo-
nes de euros. Ocho años después, en 1998 valían 178.000 millones de euros y llegaban a representar
un 18% del total de activos financieros de las familias. Se convertían así, sin discusión alguna en la estre-
lla financiera de la economía española durante la década de los 90.
En los años siguientes los Fondos de Inversión corrigieron en alguna medida los espectaculares cre-
cimientos de esos años y tras sufrir pérdidas de cuota relativa cerraban el año 2007 con participaciones
en manos de los hogares por valor de 196.000 millones de euros y un 10,2% de los activos financieros
de las familias españolas.
6
FONDOS DE INVERSIÓN ESPAÑOLES:
Crecimiento y análisis de eficiencia