Página 85 - FondosInversion

Versión de HTML Básico

una estrategia basada únicamente en información pública. El empleo de instrumentos que con-
sideren la variación en el tiempo de las expectativas permite controlar la variación causada por
la información pública y reducir este tipo de sesgo.
Las medidas de performance tradicionales son no condicionales en el sentido de que no
emplean ninguna información sobre el estado de la economía para predecir las rentabilidades
sino que trabajan con información histórica sobre rentabilidades medias. Pero el mundo real es
dinámico y la exposición al riesgo es, con gran probabilidad, variable en el tiempo y dependien-
te de las condiciones económicas.
La medición de la performance condicional se refiere a una evaluación de la eficiencia en la
gestión de una cartera teniendo en cuenta la información que estaba disponible para los inverso-
res en el momento en que las rentabilidades fueron generadas. Esto implica que las rentabilida-
des esperadas y el riesgo son variables en el tiempo en función de los cambios en la información
pública. Una vez tenida en cuenta esta variación común debida a la información pública, los
modelos condicionales podrían conducir a diferentes conclusiones acerca de la performance. En
cualquier caso, la medida condicional de performance sólo debería ser positiva cuando el gestor
posea y haga un uso correcto de información superior a la accesible para el mercado.
Estudios recientes han demostrado que las rentabilidades y riesgos de acciones y bonos son
predecibles en el tiempo, usando la rentabilidad por dividendo, tipos de interés y otras variables.
Si esta capacidad de predicción refleja cambios en las rentabilidades requeridas en equilibrio,
entonces las medidas de performance deberían considerar la variación en el tiempo. Existen sufi-
cientes razones para pensar que esto es así.
En este capítulo se lleva a cabo una revisión de la evaluación de la performance desde una
perspectiva condicional, empleando medidas que son consistentes con la versión de eficiencia de
mercado en la forma semi-fuerte de Fama (1970). Consideramos que una aproximación condi-
cional es especialmente atractiva para la evaluación de la performance de los fondos de inversión
por dos razones: en primer lugar porque muchos de los problemas de las medidas tradicionales
reflejan su incapacidad para manejar un comportamiento dinámico de las rentabilidades. En
segundo lugar porque es posible que el comportamiento de los gestores resulte más complejo y
dinámico que, incluso, el de los activos subyacentes que negocian.
Son muchos los autores que proporcionan evidencia de la significación estadística de los
modelos condicionales, como es el caso de los autores Ferson y Schadt (1996), Ferson y Warther
(1996), Chen y Knez (1996), Christopherson et al. (1998), Christopherson et al. (1999), Silva et
al. (2003), Ferson y Qian (2004), y Ferruz et al. (2008).
De manera que en este capítulo se modifica el alfa de Jensen (1968) para incorporar el carác-
ter dinámico de los parámetros alfa y beta, obteniendo el modelo de Christopherson et al. (1998)
a partir del modelo de Ferson y Schadt (1996).
Ferson y Schadt (1996) emplean una función lineal, que es una extensión natural de aproxi-
maciones tradicionales al riesgo de los fondos. En este modelo las ponderaciones de la cartera
son una función lineal de la información
8
de modo que si las betas de los activos subyacentes
fueran fijas a lo largo del tiempo, la beta de la cartera también sería una función lineal de dicha
83
ANÁLISIS DE EFICIENCIA DE LOS FONDOS DE INVERSIÓN
3
(8) Sin embargo el parámetro alfa permanece constante