UN MITO BURSÁTIL. "CONFUSIÓN DE CONFUSIONES", 1688
Enseguida Vega se refiere a otro de los factores que influyen en la
Bolsa como es el psicológico. No cabe duda que el estado de ánimo influ-
ye en la toma de decisiones y a veces es un estado de ánimo colectivo el
que acentúa las tendencias bursátiles. Al menos esto explicaba yo en mis
clases de Derecho Mercantil y de los Mercados Financieros, junto a otra
serie de factores económicos, financieros, contables, políticos, fiscales…
En Confusión de confusiones el autor lo asemeja a la Torre de Pisa que
se vea desde cualquier sitio siempre aparece torcida.
Así son las acciones
…si se ven por la parte de los que venden parece que se precipitan, por la parte
de los que compran parece que remontan…
y aprovecha para dar consejos
bursátiles que trescientos veinte años después siguen siendo de absoluta
actualidad:
Que en acciones no se debe dar consejo a nadie; que no hay cosa
como ganar y arrepentir; que los avanzos de los accionistas son tesoro de duen-
des;
y que
el que solicita enriquecer en ese trato, es necesario tener paciencia
y dinero.
En este sentido se refiere al que vende los kirios, que puede ser
el que enseguida se pone nervioso y en cuanto ve
alguna nube
vende. Y
de estos yo conozco muchos. Aunque reconoce que hay que hacer un
Bichilé
(mariposa en flamenco) y coger un
avanzo de relámpago, que si no
se coge, huye, y si no se recoge, vuela.
Se refiere a los
Liefhebberen,
como los optimistas y a los
Contraminores
como los pesimistas. Y reconoce que
aunque discurro con los "contramino-
res" me inclinaré siempre a la "lifebrería".
Torrente se refiere a estos como
los alcistas y los bajistas. Los que compran porque creen que va a subir y
los que empiezan vendiendo, en descubierto, porque piensan que va a
bajar y compraran a precios inferiores para entregar las acciones que ya
vendieron.
35
1
1...,27,28,29,30,31,32,33,34,35,36 38,39,40,41,42,43,44,45,46,47,...88