UN MITO BURSÁTIL. "CONFUSIÓN DE CONFUSIONES", 1688
41
Y volviendo al libro
Confusión de confusiones,
nos preguntamos
¿cuáles son esas cinco razones de los jugadores? La respuesta es la de
siempre, del siglo XVII y del XXI y que podemos resumir en: regate-
ar los corretajes, los gastos de gestión, conocer las posiciones compra-
doras y vendedoras, la profundidad del mercado y tener la informa-
ción máxima. Y de otra manera, así lo decía el autor:
lisonjean al corre-
dor….engañan con estas apariencias de halago…
A continuación se
refiere de nuevo a las
Opsies o premios que se toman,
a los
empeños
(prestamos) a los
rescuentros, partidas rescontradas,
es decir operacio-
nes por diferencias que se liquidan por el resultado o por el
surplus
.
A los plazos de entrega de 14 días para las opsies, desde el día que
me
la entregó y no desde el día que me dio la Opsie para que ni me valga la
prerrogativa, ni me aproveche la preeminencia, ni me libre el federique.
También define palabras del argot bursátil que todavía están
vigentes:
pilladas, encajadas, puntas, encajes…
que no son otras que las
actuales: "tengo una pillada de tantas acciones que no he podido sol-
tar o me han endilgado no se cuantas acciones o me he quedado col-
gado…" También se refiere a la operativa al por mayor, lo que cono-
cemos "por lotes" o la minorista de pequeñas cantidades. A las accio-
nes grandes y pequeñas, según el valor nominal de las mismas. Las
grandes de 3.000 florines, las pequeñas de 300. Igual a como ocurría
en nuestra Bolsa cuando las acciones se cotizaban en enteros que
variaban según el nominal de la acción que la mayoría eran de 500
pesetas pero que las había de 1.000 pesetas, de 5.000 y de otros
nominales.
1
1...,33,34,35,36,37,38,39,40,41,42 44,45,46,47,48,49,50,51,52,53,...88