MITOS BURSÁTILES Y BURBUJAS FINANCIERAS
[nota 19], y prosigue,
Una de las mas candidas sutilezas que se usan en
estos corros es fingirse algunos Contraminores, estando Liefhebberen.
Y así
continúa este Diálogo cuarto, sembrado de anécdotas, tácticas, tru-
cos, mañas
para picar los precios,
sagacidades, mitologías, historias
bíblicas y algunos mal entendidos:
En otra ocasión consulté con el pro-
pio amigo que haría para el acierto y, viéndole circundado de muchos que
buscaban brujulear, no me pudo contestar mas que metafóricamente:
"Carlos Quinto". Imaginé que siendo la primera letra…C, que compra-
se...mas por escribir algunos Carlos V, me quiso dar a entender con la V,
que vendiese.
Discurre de esta forma el último diálogo del libro en el que se
suceden historias reales o figuradas, incluso reclamaciones judiciales
en las que las contrapartes alegando que era apuesta y no negocio,
no
se necesitaba de hacer Federique para no pagar.
Todo se basa en el juego
entre los alcistas y los bajistas del
enigmático el negocio de que trato.
Y
como epílogo recuerda un enigma que Sansón propuso a los filisteos
en el libro de los Jueces, comparándolo con la bajada de las acciones:
Treinta por ciento bajaron las Acciones el primer día de la catástrofe y otros
treinta el segundo.
Y felicita a los bajistas,
Contraminores
, que se salie-
ron a tiempo o se retiraron sin entrar. Pero enseguida se muestra mas
cercano a la
lifebrería
, pues
habiendo bajado un día ciento ochenta por
ciento las acciones por el recelo a la guerra, volvieron a subir cien después
de saberse ya con evidencia que hay la guerra.
Y ya terminando, interviene el Mercader para decirle al Accionista
que os
agradezco la doctrina, venero el negocio, mas abomino el juego.
50
1...,42,43,44,45,46,47,48,49,50,51 53,54,55,56,57,58,59,60,61,62,...88