UN MITO BURSÁTIL. "CONFUSIÓN DE CONFUSIONES", 1688
…Si yo perdí un ojo en las acciones, razón es que no me quede totalmente
ciego para que pueda llorar un ojo a lo menos la falta del otro ojo.
Y con-
tinúa con sus citas, metáforas y silogismos, Hércules, Nerón, Marco
Polo, Menandro que dice
Mejor es ser pobre en tierra que rico en mar.
Y el Filósofo termina el Diálogo Cuarto y el libro con cierto escep-
ticismo sobre lo dialogado y dedica unas reflexiones sobre su propia
existencia
hasta que Dios sea servido que salga de ella en paz…pues ya
no aspiro a erigirme sino a salvarme.
Da cuenta de
las caricias de la for-
tuna
y cuenta la historia de Rollón, célebre jefe normando del siglo X,
que
fue a besar los pies del Rey Carlos de Francia y levantándole con
ambas manos los pies le hizo caer de espaldas. Parece que da el hado la
mano para levantar y es para abatir.
Habla de Porfirio y del
alma que es
más noble que el cuerpo, y tengo por mucho mejor no ser Accionista que
serlo y dejarlo de ser que haberlo sido. Y distingue el Accionista que
juega… del que negocia; porque todo cuanto considero en uno de real con-
sidero en otro de doblado.
Se refiere a la geometría especulativa y a los
cuerpos regulares e irregulares. En la página 388 del original dice:
Bien creo que las Acciones serán de conveniencia para la bolsa, pero yo mas
la quiero sin Acciones vacía que llena con Acciones.
Y en la página 390
añade
Si las Acciones han podido vivir sin mi, porque no podré yo vivir sin
las Acciones?
Y ya en la penúltima página del libro -391- remata su
postura.
Pero no penséis que por no seguir vuestro negocio dejaré de pro-
fesar vuestra amistad…que la verdadera amistad procede de la contrarie-
dad y no de la Semejanza.
Dice que no busca la felicidad sino la virtud;
y no puede haber
felicidad sin dos propiedades inherentes que son lo
"Honesto" y lo Iucundo, conjuntas con otras dos (aunque menos esenciales,
51
1
1...,43,44,45,46,47,48,49,50,51,52 54,55,56,57,58,59,60,61,62,63,...88