BURBUJAS FINANCIERAS
como el dedicado a Confusión de Confusiones. Baste apuntar alguno
de sus capítulos:
Los alquimistas y la piedra filosofal, Modernas profecías,
magnetismo, brujerías, envenenadores lentos, casas encantadas, admiración
popular por los grandes ladrones…
(36)
57
2
(36)
En la obra de Mackay, como dice uno de sus editores, la locura y la confusión de las masas no conoce límites ni tiene
horizontes temporales. El autor recopila una serie de modas, manías y decepciones desde las profecías de Nostradamus a las
casas encantadas o a los excesos especulativos.
Los tres primeros capítulos de la obra, reeditada en inglés en dos volúmenes, se refieren precisamente a la Dineromanía o
esquema
del Mississippi;
la
burbuja del Mar del Sur; y la Tulipomanía
a las que nos referimos con detalle en este trabajo. El resto de
capítulos los apuntamos a continuación:
4. los alquimistas o la búsqueda de la piedra filosofal y del agua de la vida.
Cuenta la historia inverosímil, entre otras, del papa Juan
XXII (1244-1344) que convertía en oro los metales;
5. Profecías modernas
como las relativas al fin del mundo que se vienen repitiendo desde el año 1000;
6. Adivinanzas de fortuna.
Conocer el futuro y evitar su densa oscuridad, anticiparse a la marcha del tiempo y conocer el porvenir
han sido siempre objeto de estudio: geomancia, augurios, adivinación…;
7. Los magnetizadores
o la influencia de la mente en las sanaciones;
8. La influencia del pelo y la barba en los políticos y en la religión,
o la moda de llevar el pelo y la barba corto o largo. El tema se
convirtió en cuestión de Estado en Francia e Inglaterra desde el Cristianismo hasta el siglo XV. Se dice que San Pablo consideraba
una afrenta el pelo largo en los hombres y Alejandro Magno cuidaba que sus guerreros no llevaran la barba larga para evitar que los
enemigos pudieran agarrarse a ella y degollarlos. O el caso de los indios americanos que cortaban cabelleras. En Europa en la
época de Clodoveo era símbolo de aristocracia llevar el pelo largo y ensortijado y luengas barbas. Cuando los Normandos invaden
Inglaterra llevaban el pelo muy corto. A finales del siglo XI las personas con el pelo muy largo podían ser excomulgadas por
parecer animales y resultar inmoral y algunos clérigos llevaba un cuchillo para cortarlos. Pero el tema da para mucho más, desde
el tráfico de cabello para fines cosméticos y el comercio con crines, hasta los broches de duelo con pelo trenzado para conservar
el pelo de los antepasados. ;
9. Las cruzadas.
Cada época tiene su particular locura y entusiasmo. En la Edad Media fueron las Cruzadas y las anécdotas e
historias son casi infinitas, y en nuestros días siguen narrándose.;
10. La Manía por la hechicería
y la idea que espíritus incorporales revisitaran el mundo;
11. El veneno lento.
Cuenta el autor los numerosos casos de envenenamiento lento que comenta como el atroz sistema de ir
envenenando poco a poco para que pareciera muerte natural y que ha sido practicado en todos los tiempos desde los griegos a los
romanos y que aumentaron mucho en los siglos XVI y XVII, como le ocurrió Sir Thomas Overbury en la corte de Jaime I en 1613
y que poco después se convirtió en manía en Francia e Italia. Aún en nuestros días yo he conocido una historia semejante en el
norte de España;
12. Casas encantadas.
¿Quién no ha oído historias de casa encantadas, fantasmas, ruidos de cadenas y quejidos nocturnos? Pues
desde hace siglos la historia se repite;
13. Historias populares de las grandes ciudades.
En este capítulo se cuentan historias grotescas, fábulas, vicios, leyendas y mitos
de las grandes ciudades como Londres;
14. Admiración popular por los grandes ladrones,
cuyo título lo expresa todo y sobre el que hay películas famosas y recientes
casos aún sin esclarecer;
15. Duelos y ordalías
o la forma de mantener el honor o recuperar lo sustraído. Uno de esos famosos
duelos es con el que comienza la historia del personaje John Law al que se debe el esquema del Mississippi que comentamos con
detalle. Ordalía es una forma de prueba ritual en los juicios y una de sus formas es el juicio de Dios;
16. Reliquias
o la afición por conservar recuerdos familiares desde el afecto a la superstición.
1...,49,50,51,52,53,54,55,56,57,58 60,61,62,63,64,65,66,67,68,69,...88