MITOS BURSÁTILES Y BURBUJAS FINANCIERAS
operaciones en todos los mercados, pero añadían, solo admiten patrimo-
nios grandes de al menos 1 millón de dólares. La alta rentabilidad y la
buena gestión se fue extendiendo boca a boca y las mejores gestoras y los
grandes bancos de todo el mundo y varios españoles, se vieron implica-
dos y extendieron el fraude al ir adjudicando enormes cantidades de fon-
dos de Madoff a sus clientes.
Inicialmente creó una compañía de asesoramiento e inversiones
con su propio nombre
Bernard L Madoff Investment Securities, BMLIS,
en una oficina alquilada a su suegro. En la década de los 70, aprove-
chando el mejor trato fiscal de las plusvalías a largo frente a los bene-
ficios a corto plazo, convenció a sus cuatro mejores clientes iniciales
a invertir en Bolsa a largo plazo, y en fondos de inversión sin retor-
nos inmediatos, para aprovechar ese mejor trato fiscal. De esta forma
aplazando los reembolsos podía ir remunerando a nuevos clientes.
Así siguió creciendo en los ochenta hasta el crash del 87, en que
se evaporaron las ganancias a largo plazo. Pero resistió y en 1992
amplió su clientela con otro importante inversor. Y el mito empezó a
crecer. Amplió los fondos mínimos requeridos a sus clientes de
50.000 a 500.000 dólares. Aprovechando el modelo que en su día
planeó para el mercados de futuros y opciones de Chicago,
Chicago
Board Options Exchange,
y el S&P 500, el OEX (S&P 100) y varios
hedge funds, empezó a derivar al esquema Ponzi, sin que sus clientes
lo notaran.
Se limitó a mantener rentabilidades del 10% anual. Amplió su clien-
tela con lo más selecto de Bancos americanos y europeos, especialmente
80
1...,72,73,74,75,76,77,78,79,80,81 83,84,85,86,87,88