Entre las iniciativas en este ámbito se encuentra la apari-
ción de un Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF)
para empresas medianas, como reflejo de la intención
del Gobierno de favorecer nuevos canales de financia-
ción no bancarios.
En nuestro país las pequeñas y medianas empresas son
demasiado pequeñas. Procurar una reestructuración del
tamaño de esas empresas es condición muy importante
para mejorar su estructura de financiación.
Los mercados tienen un papel determinante para dar
salida a la crisis. Pueden resultar contraproducentes las
trabas impuestas a este mecanismo de saneamiento y
fortalecimiento de las economías. La creación de nuevos
impuestos o trabas en la operativa pueden atentar
contra el coste de capital, en un momento en que es
preciso recurrir al capital para financiarse. Igualmente,
pueden dañar la inversión en sí misma.
En el caso de la
Financial Transaction Tax
que se está
debatiendo en Europa se cumplen los peores vaticinios
de reducción de la contratación y desplazamiento de la
inversión hacia instrumentos no regulados. Esperamos
que las autoridades reflexionen sobre la oportunidad y
conveniencia de la puesta en funcionamiento de este
impuesto ya que sus consecuencias serían muy serias.
Su aplicación afectaría negativamente a los volúmenes
y liquidez del mercado. También resulta problemática
su introducción generalizada que es, sin embargo, un
requisito para que sea neutral y no distorsionadora.
Igualmente en este caso el resultado final pudiera ser
el incremento del coste de capital y, en última instancia,
la reducción de la inversión y la deslocalización hacia
otros centros financieros. Además, el ahorro de costes
para emisores e inversores que pretendía la MiFID esti-
mulando la competencia se perdería en estos mayores
costes de transacción.
No debemos desaprovechar, sin embargo, las opor-
tunidades que otorgan los mercados. Hay que seguir
trabajando bajo estos parámetros. Y con contundencia,
porque queda mucho por hacer. Para recuperar la
confianza se precisan de unos mercados líquidos, trans-
parentes y bien regulados, los pilares en los que se han
sostenido históricamente los mercados organizados, en
un marco institucional serio y creíble.
Las empresas están abocadas a encontrar nueva finan-
ciación en base a los mercados. Y los mercados deberán
atender esa demanda con la toda la transparencia, solidez
y liquidez que puedan. El desafío normativo, regulatorio,
institucional y empresarial es de gran magnitud.
Debemos aplicar las enseñanzas que nos está dejando
esta crisis. Un lustro de dificultades debe dar paso al
compromiso firme de todos para restablecer la confianza
indispensable.
Antonio J. Zoido
13
Carta del Presidente
Informe
Anual 2012
/ BME
2
1...,3,4,5,6,7,8,9,10,11,12 14,15,16,17,18,19,20,21,22,23,...224