La actividad económica
Por fin y tras varios años de crisis, los acontecimientos
de 2012 indican que algunos consensos importantes
han empezado a materializarse en hechos. Los avances
han sido y son lentos, las fricciones muchas y la posición
cíclica de las economías diferente pero hay una conciencia
común de todos los agentes, públicos y privados, sobre
la necesidad de actuar al unísono en determinadas direc-
ciones, haciendo algunos sacrificios a corto plazo para
obtener resultados después.
El primer consenso es sobre la estabilización del sistema
financiero y el reforzamiento de sus indicadores de
solvencia para asegurar que los flujos de financiación se
revitalicen y lo hagan de manera ordenada. Para que esto
ocurra es necesario que, simultáneamente, los países
ganen credibilidad frente a sus acreedores y para ello
hay que empezar por desendeudarse: cerrar la brecha
del déficit en un tiempo no muy prolongado. En ambos
casos se han dado pasos importantes en 2012 impul-
sados desde Gobiernos e instituciones supranacionales,
especialmente en Europa. No obstante, la crisis de deuda
soberana aún no ha remitido pero sí se fue sosegando
progresivamente y, en especial, en la recta final del año
(una dinámica que continúa en el arranque de 2013).
El segundo tiene que ver con la determinación de
empresas y hogares de abordar la reducción de su
elevada posición deudora como medida previa a
retomar sus planes de prosperidad y crecimiento. En el
ámbito del sector empresarial, financiero y no financiero,
esto se ha traducido en ventas de activos y dotaciones
extraordinarias que han impactado negativamente en
sus cuentas de resultados, si bien el balance de sus acti-
vidades ordinarias hasta el cierre del tercer trimestre de
2012 era positivo.
Ambos hechos han vertido efectos contractivos sobre
la demanda general de consumo e inversión que fueron
creciendo durante 2012, empeorando finalmente las
perspectivas macroeconómicas para 2013 y 2014 en casi
todas las economías del mundo. Pero algunas variables
económicas de fondo, estructurales, han mejorado y,
probablemente por ello, el conjunto de las cotizaciones
bursátiles de la mayoría de los países desarrollados
repuntaron en 2012 en un contexto de menor volati-
lidad. Las economías más afectadas por varias crisis a
la vez, caso de España, vieron una reducción del ritmo
descendente de sus principales índices bursátiles en la
segunda mitad del año, aún sin abandonar el terreno de
las variaciones anuales negativas y con niveles de volati-
lidad excesivamente altos que, en el mes de diciembre,
comenzaron a ceder a la baja de manera acelerada.
Proyecciones económicas del FMI (octubre 2012)
Real
Proyecciones
2010
2011
2012
2013
Crecimiento PIB (%)
Producto mundial
5,1
3,8
3,3
3,6
Economías avanzadas
3,0
1,6
1,3
1,5
Estados Unidos
2,4
1,8
2,2
2,1
Japón
4,5
-0,8
2,2
1,2
Reino Unido
1,8
0,8
-0,4
1,1
Eurozona
2,0
1,4
-0,4
0,2
Alemania
4,0
3,1
0,9
0,9
España
-0,3
0,4
-1,5
-1,3
Economías asiáticas recientemente industrializadas
8,5
4,0
2,1
3,6
Economías de mercados emergentes y en desarrollo
7,4
6,2
5,3
5,6
América Latina y Caribe
6,2
4,5
3,2
3,9
China
10,4
9,2
7,8
8,2
India
10,1
6,8
4,9
6,0
Volumen de COMERCIO (% anual)
12,6
5,8
3,2
4,5
Importaciones
Economías avanzadas
11,4
4,4
1,7
3,3
Economías de mercados emergentes y en desarrollo
14,9
8,8
7,0
6,6
Exportaciones
Economías avanzadas
12,0
5,3
2,2
3,6
Economías de mercados emergentes y en desarrollo
13,7
6,5
4,0
5,7
Precios al consumidor (% anual)
2010
2011
2012
2013
Economías avanzadas
1,5
2,7
1,9
1,6
Estados Unidos
1,6
3,1
2,0
1,8
Japón
-0,7
-0,3
0,0
-0,2
Reino Unido
3,3
4,5
2,7
1,9
Eurozona
1,6
2,7
2,3
1,6
Alemania
1,2
2,5
2,2
1,9
España
2,0
3,1
2,4
2,4
Economías asiáticas recientemente industrializadas
2,4
3,4
2,3
2,2
Economías de mercados emergentes y en desarrollo
6,1
7,2
6,1
5,8
15
El Entorno del Mercado
Informe
Anual 2012
/ BME
3
1...,5,6,7,8,9,10,11,12,13,14 16,17,18,19,20,21,22,23,24,25,...224