Aspectos particulares de la coyuntura
económica nacional
Desde el punto de vista del entorno bursátil son tres los
elementos centrales que han marcado el devenir de las
cotizaciones de los valores españoles en 2012: las dudas
sobre el plazo de salida de la recesión, la reestructura-
ción del sector bancario en España y la decisión del BCE
de jugar un papel más activo en la defensa del euro o,
de manera más amplia, iniciativas importantes en la
consolidación de la UE (MEDE, Unión Bancaria,…).
La combinación de resultados de estos tres factores ha
derivado en una ligera moderación de la prima de riesgo
soberana que superó algo los 600 puntos básicos en julio
de 2012 y que en la actualidad transita entre los 330-360.
El primero de estos elementos es fuente de sensibles
discrepancias respecto al horizonte temporal de supera-
ción de la crisis y corrección del déficit público entre el
Gobierno y el consenso de analistas externos, nacionales
e internacionales. Al cierre de estas líneas, la caída del
PIB nacional esperada por todos en 2012 es del orden
del -1,5% pero para 2013 los Presupuestos Generales
apuntan un descenso del -0,5%, cuando los consensos de
expertos externos cifran esta caída en el entorno del -1,5%.
Esta diferencia no es baladí ya que, de cumplirse uno u
otro escenario, el comportamiento de los ingresos tribu-
tarios previstos difiere enormemente y sin medidas adicio-
nales de recorte de gastos y/o aumento de impuestos,
la evolucióndibujada para el déficit público también arroja
grandes divergencias. Las diferencias arrancan ya para
este mismo ejercicio (7,3% vs 8%) y se van ampliando
para los dos próximos (4,5% vs 5%-6% en 2013 y 2,8%
vs 6% en 2014). Asumiendo que en cualquier escenario
la tasa de paro se moverá en el entorno del 25%, estas
discordancias no ayudan a despejar unas incógnitas
que se verán muy influidas por la resultante final del
proceso de saneamiento de nuestros bancos y la dispo-
sición efectiva del BCE y nuestros socios europeos de
avanzar y actuar solidariamente en el establecimiento
de las autoridades y mecanismos necesarios que eviten
las extraordinarias discriminaciones en las condiciones
de financiación que están padeciendo algunos países
como España, y que no se compadecen con la voluntad
emanada del verdadero proyecto de la Unión Europea.
Recapitalización y reestructuración del sector
bancario español: pruebas de resistencia y asis-
tencia financiera europea
El sector bancario español fue durante 2012 epicentro
de las tensiones financieras vividas en el área euro.
El denominado “nudo infernal” que relaciona la deuda
soberana con la crisis bancaria se manifestó con toda
su crudeza para España, que se vio obligada a solicitar
asistencia financiera a la Unión Europea para la recapi-
talización y reestructuración de algunos bancos, ante
la incertidumbre generada en los mercados de deuda
pública española por la debilidad de algunas enti-
dades ya intervenidas y sus elevadas necesidades de
recapitalización.
Siguiendo la estela de reformas del sistema financiero
que se iniciaron en 2008, en febrero de 2012 se aprobó
un Real Decreto-Ley (2/2012) que elevó de nuevo las
exigencias de cobertura de la exposición al sector
inmobiliario, sin embargo esto volvió a ser insuficiente
para evitar la desconfianza. En un intento definitivo de
abordar el saneamiento del sistema bancario español,
las autoridades económicas y monetarias españolas
decidieron realizar un esfuerzo de transparencia sin
precedentes en Europa sometiendo a las entidades
financieras españolas a unas pruebas de resistencia reali-
zadas por consultoras independientes (Oliver Wyman y
Roland Berger), cuyo objetivo era evaluar la resistencia
del sector bancario ante escenarios macroeconómicos
futuros muy adversos y conocer las necesidades de
capital en esos posibles escenarios. En paralelo con ese
proceso, el 25 de junio de 2012 el Gobierno español
solicitó asistencia financiera a la Unión Europea para la
reestructuración y recapitalización de su sector bancario.
El Eurogrupo acordó en julio su concesión por importe
de hasta 100.000 millones de euros condicionada al
cumplimiento de un Memorando de Entendimiento
(MoU) con 32 condiciones, que suponía una revisión en
profundidad de los segmentos vulnerables del sector
financiero español. La cantidad se reveló suficiente para
la cobertura de las necesidades de capital que el resul-
tado de las pruebas de resistencia estimó en un máximo
de casi 60.000 millones de euros para las 14 entidades
que representaban el 90% del sistema financiero español
en el “escenario adverso” (26.000 millones en el esce-
nario base), sin tener en cuenta fusiones, efectos fiscales
ni ventas de activos que reducirían la factura hasta los
53.000 millones de euros.
21
El Entorno del Mercado
Informe
Anual 2012
/ BME
3
1...,11,12,13,14,15,16,17,18,19,20 22,23,24,25,26,27,28,29,30,31,...224