Menor nivel de actividad en las Bolsas: causas,
consecuencias y cautelas
Las Bolsas han vivido en 2012 un ejercicio repleto de
incertidumbres y han recogido con menores niveles
de actividad las tensiones financieras internacionales
y el empeoramiento de las cuentas de resultados de
un gran número de empresas. Los menores volúmenes
de negociación en acciones reflejan, por un lado, las
fuertes cautelas en la toma de riesgos por parte de los
agentes ahorradores y, por otro, la sequía de las fuentes
de financiación tal como demuestran todos los datos
internacionales de salidas a Bolsa y captación de fondos
en operaciones de capital riesgo. Las principales damni-
ficadas de esta combinación de factores, falta de finan-
ciación, menor apetito por el riesgo y descenso del nivel
de actividad económica, han sido las Pymes que se ven
estranguladas financieramente ante la fuerte retracción
del crédito bancario y la ausencia de alternativas facti-
bles para refinanciar sus deudas u obtener fondos para
financiar lo que podrían ser buenas oportunidades de
negocio e inversión.
Los aumentos de la tributación de los rendimientos
y plusvalías derivadas de operaciones de inversión
(especialmente a corto plazo), el acuerdo de 11 países
europeos para poner en marcha una tasa sobre las tran-
sacciones financieras (FTT), la restricción sobre la toma
de posiciones cortas en los mercados de acciones o los
intentos por restringir la negociación de alta frecuencia,
son elementos que han pesado también negativamente
sobre los volúmenes de negociación canalizados a través
de los mercados de valores regulados.
La caída de volúmenes resiste bien la compara-
tiva internacional
Como ya hemos comentado, la prohibición de posi-
ciones cortas ha marcado el devenir de la negociación en
acciones en la Bolsa española en 2012 pero el descenso
anual registrado, del orden del 24% en términos de efec-
tivo, no difiere de lo ocurrido en otras plazas bursátiles de
similar grado de desarrollo y dónde las cotizaciones han
experimentado una evolución más positiva en el año. Este
dato refrenda que el mercado español guarda en su inte-
rior argumentos que potencian la demanda de sus valores
cotizados. Argumentos que parecen ser tenidos en cuenta
por los inversores no residentes que siguen acaparando
algo más de tres cuartas partes de los importes nego-
ciados en acciones. También las familias parecen tenerlos
en cuenta y haber decidido que, tras los descensos de
precios de los últimos años, las valoraciones ya están
bastante ajustadas: la adquisición neta de acciones de
este grupo ha crecido mucho entre 2009 y 2012.
Descensos generalizados de la negociación de
acciones en todas las Bolsas
La negociación de acciones en las Bolsas de todo el
mundo ha acusado el golpe del deterioro generalizado
de la actividad económica en 2012. En todas las plazas
correspondientes a mercados desarrollados han dismi-
nuido los volúmenes efectivos contratados general-
mente por encima del 20% en el transcurso del año.
La Bolsa española no ha sido una excepción pero su
comportamiento ofrece una lectura diferencial impor-
tante que remarca la virtud de la gran liquidez de los
valores y el mercado nacionales. En términos efectivos
la negociación de acciones ha caído alrededor de un
-24,5% anual, ligeramente por debajo de Nueva York y
por encima de lo sucedido en la Bolsa alemana (-21,2%)
o Euronext Europa (-19,7%). Sin embargo mientras a lo
largo del año las cotizaciones han caído en España frente
al cierre de 2011 (hasta más de un 30% anual de caída
acumulaba el IBEX 35 a finales de julio de 2012), en el
resto de plazas los índices bursátiles de referencia han
vivido un año plácido siempre consistentemente por
encima de los valores de cierre del año anterior. Además,
Descensos generalizados de la negociación de acciones 2012
Cálculos realizados sobre volúmenes anuales de 2012 y 2011 en los sistemas electrónicos (EOB) de cada Bolsa
nuestro mercado está sometido, desde el 23 de julio, a
la prohibición de tomar posiciones cortas sobre la tota-
lidad de las acciones cotizadas, algo que otros países
no sufren y que, sin duda, es un freno en el normal
desarrollo de la operativa del mercado.
Siguiendo sólo estas dos variables, la negociación de
acciones en la Bolsa española debería haber caído
diferencialmente más que en el resto, pero no ha sido
así. Principalmente no lo ha sido porque la liquidez
de los valores españoles sigue siendo muy elevada y
el mercado satisface con mucha eficiencia las nece-
sidades de los inversores. Los datos de variación del
número de operaciones en acciones ejecutadas en el
año dan buena cuenta de este hecho. En este capítulo
en la Bolsa española la caída fue del -11,4% frente a
cerca del -33% de NYSE, el -26% de Nasdaq, el -19,1%
de la Bolsa alemana o el -15,4% registrado en las
plataformas de Euronext Europa. En 2012, en Europa,
sólo la Bolsa de Londres registra caídas inferiores a las
anotadas por nuestra Bolsa tanto en efectivo como en
operaciones ejecutadas con acciones.
La gran liquidez de los valores y el mercado español permiten que la
caída en la Bolsa española esté en línea con otras plazas en términos
de efectivo pero sea bastante menor en cuanto al número de opera-
ciones ejecutadas.
-6,7%
-16,0%
-15,4%
-19,7%
-19,1%
-21,2%
-15,1%
-11,4%
-23,2%
-24,5%
Bolsa Alemana
Euronext Europa
Londres
Bolsas Nórdicas
BME
% Efectivo % Operaciones
-22,1%
-29,9%
Bolsa Suiza
32
Áreas de Actividad
Informe
Anual 2012
/ BME
4
1...,22,23,24,25,26,27,28,29,30,31 33,34,35,36,37,38,39,40,41,42,...224