Table of Contents Table of Contents
Previous Page  16 / 269 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 16 / 269 Next Page
Page Background

Carta del Presidente

16

Informe Anual 2014 BME

Entre los principalesmercados en flujos de capital

En 2014 ha continuado el proceso de reestructu-

ración financiera y de desendeudamiento corpora-

tivo y los instrumentos negociados en mercados de

valores ganan peso como alternativa de financiación.

Los flujos nuevos de financiación o inversión sumi-

nistrados en forma de capital ascienden en el año

a 36.110 millones de euros. La Bolsa española se

sitúa segunda de Europa en este capítulo y en octava

posición a escala mundial.

Han sido 13 las compañías que han llevado a cabo

operaciones de colocación de acciones con capta-

ción de recursos (OPVs y OPSs) frente a dos en

2013. De ellas, once realizaron una Oferta Pública de

Suscripción (OPS) de sus acciones como paso previo

a su incorporación al parqué y, en conjunto, captaron

financiación por algo más de 7.950 millones de euros,

17 veces más que lo obtenido en 2013.

La fidelidad de los inversores no residentes, prin-

cipales propietarios

Mientras, los inversores no residentes poseen más

del 40% del valor de las acciones de la Bolsa española,

porcentaje récord y también superior al que tenían

antes del inicio de la crisis. Es destacable que el nivel

se haya mantenido por encima del 30% en las dos

últimas décadas, lo que demuestra la integración

de la economía y del mercado español en el ámbito

internacional. La solidez y fidelidad del inversor

foráneo ha dotado de mayor estabilidad a la Bolsa.

Crece el beneficio de BME y aumenta el dividendo

Durante 2014 BME se ha centrado en fortalecer aquello

que entendemos que es nuestra función central, prin-

cipal, y que da forma a nuestra razón de ser y a la natu-

raleza de nuestra actividad, que es procurar una forma-

ción de precios en los distintos mercados de un modo

muy transparente y eficaz, de modo equitativo para

todos los participantes, y en segundo lugar procurar

ayudar en la financiación de las empresas.

A pesar de las dificultades del entorno, los resultados

de la compañía sonmuy satisfactorios. El resultado neto

de BME en 2014 asciende a 164,9 millones de euros, lo

que representa un crecimiento del 15,2%. Los ingresos

han superado los obtenidos en el ejercicio anterior en

un 11,3% hasta alcanzar 342,5 millones de euros. Las

unidades de Renta Variable, Información, IT & Consul-

ting y Derivados son las que han empujado el creci-

miento en ingresos y resultado a lo largo del ejercicio.

Tanto la rentabilidad sobre recursos propios (ROE),

como la relación entre costes operativos e ingresos

(ratio de eficiencia), han mostrado mejoras respecto

al ejercicio anterior. La ganancia en rentabilidad

para el año alcanzó 5 puntos, al pasar del 35,9% al

40,9%, mientras en el ratio de eficiencia, su valor,

en los doce meses transcurridos desde el cierre de

2013, se ha movido desde el 32,2% al 30,2% con una

mejora de 2 puntos.

BME mantiene una línea de dividendos muy sólida y

propone para este año a la Junta General de Accio-

nistas aumentar la retribución al accionista, en un 15%,

la mayor del sector de operadores de mercados. Esto

es posible gracias a que aumentaremos en un 37% la

cuantía del dividendo complementario.

Mayor número de estrenos bursátiles en cuatro

años

La Bolsa española ha registrado incorporaciones en

todos los segmentos de cotización: se han estrenado

siete compañías en Bolsa y otras seis en el MAB.

Por número y valor, 2.075 millones de euros, desta-

camos la incorporación de nuevas SOCIMIS durante

el ejercicio, un nuevo tipo de sociedad que abre el

abanico de productos cotizados en la Bolsa española

a emisores e inversores.

Las familias aumentan su peso en Bolsa

Las familias vuelven al ser el segundo grupo con

más acciones en propiedad, acercándose al 27%,

casi siete puntos por encima del inicio de la crisis en

2007, y la posición más elevada en 11 años. La esta-

bilidad económica, la diversidad de productos de

inversión y la política de retribución que mantienen

la mayor parte de las compañías han convencido al

inversor minorista.