Table of Contents Table of Contents
Previous Page  20 / 269 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 20 / 269 Next Page
Page Background

El Entorno de Mercado

20

Informe Anual 2014 BME

El año 2014 ha sido positivo para los mercados de

valores españoles, especialmente en términos de

negociación, liquidez y financiación, con cifras que

constituyen récords históricos. No obstante el gran

nivel de actividad, el año se ha caracterizado porque

a partir del mes de junio, se produjo una evolución

errática de los precios de mercado, marcada principal-

mente por el progresivo deterioro de las expectativas

económicas mundiales, sobre todo las de la economía

japonesa, las grandes economías emergentes y espe-

cialmente para el núcleo central de la Zona Euro. A

pesar de ello, el IBEX 35 registró un crecimiento anual

del 3,66%. Si incorporamos el efecto de los dividendos,

el porcentaje aumentaría en 5 puntos.

Antes de entrar en los datos de actividad de la Bolsa

española, comentaremos los factores tanto positivos

como negativos que explican el titubeante discurrir

de las cotizaciones en 2014. A priori, en un entorno

de progresiva estabilización del sector financiero;

de condiciones monetarias con tipos de interés de

largo plazo en mínimos históricos (1,3% el 10 años);

con la prima de riesgo española 100 puntos básicos

por debajo de hace un año y 500 menos que en dos

años, el euro depreciándose frente al dólar (-10% en

el año); el petróleo un 30% más barato que hace 12

meses; y el crecimiento económico afianzando su

tendencia positiva, parecería sensato esperar que los

índices bursátiles españoles hubiesen mostrado en

2014 aumentos más robustos que los que anotaron,

pero, al final, las incertidumbres pesaron más en el

ánimo de los inversores.

En la recta final del año se han impuesto

las cautelas

En los últimos cuatro meses, las dudas sobre la forta-

leza del crecimiento económico en Europa, Japón,

China y los países emergentes, más un escenario

de persistentes bajas tasas de inflación en entornos

económicos donde la expansión monetaria debería

tirar con más fuerza en sentido opuesto, han provo-

cado que la demanda no esté respondiendo a los

estímulos monetarios con el vigor esperado, espe-

cialmente la que tiene que ver con la inversión.

Las cautelas han aumentado en estos meses ante

la expectativa de que el influjo negativo sobre el

crecimiento del producto de volúmenes de endeu-

damiento público y privado aún muy elevados,

prolonguen sus efectos contractivos más tiempo del

previsto. También las tensiones geopolíticas como el

conflicto de soberanía en Ucrania con el conjunto de

sanciones impuestas al comercio con Rusia desde la

UE, el agravamiento de las tensiones en el mundo

árabe o el amplio descontento social expresado en

diferentes zonas del mundo (Europa, Brasil, México,

Hong Kong,…) con las formas de gobernanza política

dominantes, han promovido más prudencia en unos

mercados que han convivido con el simultáneo y

acelerado descenso de los precios del petróleo y del

euro frente al dólar desde el verano.

Por otro lado, aún no están claros los efectos del

desacoplamiento entre el signo expansivo en

retirada de la Reserva Federal norteamericana y la

decisión del BCE de ampliar el espectro de acciones

orientadas a conseguir que los flujos de inversión

y financiación a la economía vuelvan a circular con

La economía española

vuelve al crecimiento.

La prima de riesgo se

acerca a los 100 puntos

básicos a finales de

2014. El capital extran-

jero vuelve a apostar con

fuerza por las empresas

españolas. Progresivo

deterioro de las pers-

pectivas económicas

mundiales en la segunda

mitad del año.

normalidad tras tantos años de obstrucción. En todo

caso, estos comportamientos reflejan, el reconoci-

miento por parte de las autoridades monetarias de

que el ritmo de crecimiento de las economías no

parece suficientemente consolidado y existe riesgo

de estancamiento crónico y muy baja inflación

durante un período largo. También otros países y

áreas económicas han aplicado medidas monetarias

expansivas para frenar el enfriamiento relativo de sus

economías (China) o para tratar de vencer la defla-

ción y el estancamiento (Japón). El temor a un enfria-

miento generalizado de la economía mundial y a un

posible escenario deflacionario provocó, durante

algunas semanas del mes de octubre, tensiones en

los mercados de deuda mundiales que fueron supe-

radas por la confianza que han seguido demostrando

los inversores hacia las políticas practicadas por los

Bancos Centrales.

ENTORNO ECONÓMICO Y

PANORAMA GENERAL