4
Fórmulas de remuneración al accionista
REMUNERACIÓN AL ACCIONISTA EN LA BOLSA ESPAÑOLA:
CIFRAS, DEBATE Y TIPOLOGÍA
Remuneración al accionista
en la Bolsa española: cifras,
debate y tipología
A pesar de que desde un punto de vista académico sigue habiendo un debate muy
vivo sobre la conveniencia o no de remunerar periódicamente al accionista y cómo
hacerlo de manera lo más eficiente posible para todas las partes, las empresas
españolas cotizadas han optado claramente por retribuir generosamente al accionista,
especialmente en los últimos años. Las fórmulas son variadas pero el dividendo
en efectivo o acciones es, sin duda, el rey. Repasamos brevemente los datos, las
cuestiones a debate y la tipología existente.
Domingo García Coto.
DIRECTOR DEL SERVICIO DE ESTUDIOS DE BME.
L
a distribución periódica entre los accionistas de los
beneficios generados en la actividad empresarial es,
desde hace años, un modo natural de proceder en las
sociedades que reparten su propiedad en acciones y ad-
quiere una importancia capital en aquellas compañías
cuyo accionariado se encuentra muy diseminado como
es el caso de las compañías que cotizan en el mercado
bursátil.
En el caso de la Bolsa española este apartado de
la vida de las empresas ha sido tradicionalmente muy
importante, especialmente en los últimos años tal como
acreditan los datos. A lo largo de estos años de dificulta-
des económicas, desde 2008, la retribución agregada to-
tal al accionista satisfecha por las empresas cotizadas en
la Bolsa ha sido siempre superior a los 24.500 millones
de euros anuales con un máximo histórico de 33.900
millones en 2009, una cifra 5 veces superior a la anotada
una década antes (2000) y que casi se repitió en 2011.
Son cifras muy importantes, equivalentes en térmi-
nos relativos a importes que representan entre el 2% y
el 4% anual del PIB actual y que denotan el esfuerzo
realizado por las empresas para mantener la retribución
al accionista en un entorno de crisis que ha sido uno de
los elementos característicos del mercado bursátil espa-
ñol desde el año 2008 hasta 2013. De alguna manera
podemos decir que la retribución al accionista se ha con-
vertido, con mayor o menor fortuna, en escudo contra la
crisis, contra la desconfianza y contra la incertidumbre
(
Gráfico 1
).
La relevancia de las cifras justificaría por si sólo la
realización de este trabajo de recopilación y descripción
multifocal que hemos llevado a cabo respecto a la varie-
dad de fórmulas retributivas utilizadas por las empresas
cotizadas en España para tratar de responder a las expec-
tativas de sus accionistas. Pero, además, hay un objetivo
de fondo en consonancia con el objeto social histórico
de las Bolsas de valores reguladas, encarnadas hoy en Es-
paña en la figura de BME: contribuir a la difusión pública
del conocimiento y la transparencia de todos aquellos
aspectos relevantes de la operativa de los mercados. El
resultado es que, por primera vez se recogen y sinteti-
zan en un solo documento un conjunto de operaciones
financieras dispersas, se explica su objeto, sus repercu-
siones, se identifican factores de homogeneidad y, en
definitiva, se intenta aportar un mejor conocimiento e
interpretación de las alternativas de remuneración y de
las políticas de dividendos practicadas por las empresas
cotizadas.
1,2,3,4,5 7,8,9,10,11,12,13,14,15,16,...92