En mayo de 2005 escribí en estas mismas páginas de la revista BOLSA
sobre las ventajas que un buen funcionamiento del mercado de deuda
distressed (o problemática) tiene sobre la mejora de la capacidad de
compradores y vendedores para gestionar correctamente sus riesgos
y la reasignación de recursos de una forma más eficaz. Ocho años
después e inmersos en una crisis de deuda de enormes dimensiones
encontramos que ante la colosal oferta existente, la demanda es
sustancialmente pequeña en términos comparativos. Sólo en los
balances de bancos y cajas del sur de Europa la oferta ronda los
quinientos mil millones de euros en deuda problemática y se estima que
hasta un billón si incluimos toda Europa. El análisis de esta realidad
con sus causas y consecuencias permite reflexionar sobre algunas
debilidades estructurales de las economías europeas que convendría
tener en cuenta en el ambicioso plan de reformas que se está llevando
a cabo para reforzar las bases de nuestro sistema financiero y del
establecimiento de un modelo de crecimiento más sostenible.
Fernando Álvarez Jiménez [1]
[1] Fernando Álvarez Jiménez desarrolló su carrera profesional como directivo de Distressed Debt para Europa y
Latino América en Deutsche Bank, Lehman Brothers y Barclays Capital en Londres y Nueva York. Este artículo ha sido
escrito en Enero de 2013.
uando escribí el artículo
,
publicado
por esta revista en la edición de Mayo
2005, el mercado de
Distressed Debt
en Europa se enfocaba principalmente
dentro de ciertos segmentos corporati-
vos con problemas, afectados negati-
vamente por causas microeconómicas
concretas de los sectores en que opera-
ban (p.ej. el estallido de la burbuja del
sector de telecomunicaciones/nuevas
tecnologías/internet, las crisis del sec-
tor aéreo o del sector del acero y de las
materias primas en general etc.), dentro
de un entorno económico general de
crecimiento.
Las crisis de origen macroeconómi-
co eran coto privado de los países emer-
gentes o en vías de desarrollo, siendo
Japón y Alemania en menor medida las
únicas excepciones dentro de las eco-
nomías desarrolladas que tuvieron este
tipo de crisis : Japón tras el estallido de
su burbuja bursátil e inmobiliaria a fi-
nales de los ochenta, y Alemania tras la
reunificación.
La crisis actual en España y en mu-
chos otros países desarrollados es de
carácter macroeconómico y suprana-
cional, tanto en sus causas como en las
medidas necesarias para su resolución,
y dependiendo de dichas medidas de-
penderá tanto la duración en su resolu-
ción como el resultado final.
El tipo de crisis macro o microeco-
nómica es el factor determinante en la
conformación y estructura futura del
mercado de
Distressed Debt
ya que
afecta tanto al tipo de producto que se
negocia como a los volúmenes de ne-
gociación, al tipo de partícipes que ac-
ceden y participarán en dicho mercado
y a las estrategias de gestión necesarias
para enfrentar el contexto económico
actual.
(Sigue los epígrafes laterales)
C
PDF
BOLSA
17
/ a fondo
1...,7,8,9,10,11,12,13,14,15,16 18,19,20,21,22,23,24