L
o que está sucediendo con
el tema de la Tasa a las
Transacciones Financieras (ITF
o FTT), popularmente ‘Tasa To-
bin’, es un fenómeno difícilmente
explicable. En un contexto europeo dónde hay mu-
chos esfuerzos centrados en llevar a cabo procesos
de integración, 11 países involucrados en ellos se
desmarcan de otros 17 para tratar de implantar un
impuesto sobre una de las actividades que antes al-
canzó el estatus de la globalización: losmovimien-
tos de capitales o, más concretamente, sólo
algunos de ellos. Lo hacen, además, desde
la conciencia declarada, en muchos casos
por los propios valedores de la propuesta,
de la dificultad de su puesta en práctica en
un entorno tan globalizado; lo hacen ignorando
los pobres registros de recaudación anotados en Italia y
Francia, donde ya hay un impuesto de este tipo implan-
tado; y lo hacen, incluso, desafiando las conclusiones
desfavorables de numerosos Informes de organismos
expertos entre los que destaca uno del propio Consejo
Europeo del BCE que duda de la legalidad y la eficacia del
impuesto en los términos en los que se está planteando.
La paradoja del Impuesto a las
Transacciones Financieras
Desde que se empezó a debatir seriamente esta idea en Europa, el discurrir de los
acontecimientos y las acciones acometidas por los países aparece tan confuso y lleno de
contradicciones que, tal vez, lo mejor sería aparcar las apuestas unilaterales y buscar un
nuevo punto de consenso.
Durante el último año este
tema parece haber estado
aparcado en un segundo pla-
no eclipsado por avances re-
gulatorios y de integración
más urgentes, como son los
mecanismos de refuerzo de la
solvencia y el control del riesgo en
el sistema financiero, así como la Unión
Bancaria o el desarrollo de fórmulas de control
y transparencia sobre transacciones realizadas en
los mercados no regulados u OTC. Sin embargo, la pa-
radójica propuesta, sostenida por la intención de es-
tos 10 países de aplicar un ITF, volvió hace poco a
la actualidad de manera algo informal a rebufo
de la celebración de reuniones del Eurogrupo y
el ECOFIN primero en en Atenas
y el pasado 6 de mayo en Bruse-
las
. Los países compro-
metidos son España, Alemania, Francia, Italia, Bélgica,
Austria, Portugal, Grecia, Estonia y Eslovaquia.
La efectiva implantación de un IFT en 10 de los
18 países de la Eurozona introduce una distorsión fis-
cal que puede inducir efectos de “crowding out” sobre
capitales y emisiones que buscarían destinos para ubi-
carse a salvo del impuesto, en el caso de los emisores sin
Servicio de Estudios
/ BME
28
1
ER
TRIMESTRE 2014
BOLSA
INFORMACIÓN
destacada
PRIMER TRIMESTRE DE 2014
1...,18,19,20,21,22,23,24,25,26,27 29,30,31,32,33,34,35,36,37,38,...80