En los últimos 25 años hemos asistido a una evolución tecnológica sin precedentes que
ha marcado férreamente el camino al desarrollo del negocio bursátil. Hoy las Bolsas son
centros de alta tecnología y esto sólo es el principio. El futuro nos depara emocionantes
retos: Inteligencia Artificial, Big Data, chips de Grafeno…Las firmas que se queden reza-
gadas en la implantación de las nuevas tecnologías verán reducir sus ingresos y a duras
penas aguantarán. En un futuro nomuy lejano será muy difícil que un
trader
pueda sobre-
vivir sólo haciendo
clicks
con un ratón para introducir sus órdenes al mercado.
E
l primer
routing
de órdenes que recuerdo era un
tipo en una Vespa que todas las mañanas nos
traía a la mesa de trading las boletas de compra
y venta que el banco había recogido de sus sucursales.
Las de compra eran de color verde y las de venta color
salmón. Las veces que abríamos el paquete y veíamos
que las salmón doblaban en número a las verdes (o vi-
ceversa) ya sabíamos que íbamos a tener un día movi-
dito en el mercado. Esto era hace 25 años.
Hace unos meses leí la noticia de que la com-
pañía de telecomunicaciones Colt había conectado
Frankfurt con Londres a través de microondas, con-
siguiendo rebajar la latencia a 4,6 milisegundos entre
ambas ciudades, mejorando la conexión de fibra óptica
existente. Para los neófitos en este asunto, la latencia
es el tiempo que tarda un mensaje en viajar entre dos
puntos o en ejecutarse un proceso en un ordenador (¡y
un milisegundo es la milésima parte de un segundo!).
Las microondas permiten la comunicación sólo
si hay una línea visual entre ambos extremos, lo que
requiere que el enlace completo tenga varios repetido-
res intermedios, formando una línea poligonal que va
salvando los obstáculos (montes, edificios, etc.). Como
la velocidad de la luz es un 36% más rápida en el aire
que en la fibra óptica y la distancia en línea recta evita
los rodeos a que obliga el cable de fibra, el resultado es
que se consigue una reducción importante en el tiem-
po total de comunicación (incluso a pesar de la latencia
que añaden los repetidores intermedios).
También Chicago y Nueva York se han conecta-
do con microondas y ya he visto algunos inventos para
conectar Londres con Nueva York utilizando una red de
repetidores en mitad del océano Atlántico suspendidos
de globos aerostáticos.
Ocurrencias aparte, gracias a este avance los prin-
cipales centros de negociación han reducido al mínimo
posible las distancias entre sí -mínimo que viene im-
puesto por la imposibilidad de superar la velocidad de
la luz, a menos que alguien descubra cómo aprovechar
la transmisión instantánea entre fotones entrelazados
para enviar información de un punto a otro a velocidad
infinita (lo cual es imposible mientras el principio de
indeterminación de Heisenberg siga teniendo validez).
En estos 25 años, entre el motorista de la Vespa y
las microondas, hemos asistido a una evolución tecno-
lógica sin precedentes que ha marcado férreamente el
camino al desarrollo del negocio bursátil. Hoy las Bol-
sas son más centros de alta tecnología que otra cosa,
y esto sólo es el principio. El futuro nos depara emo-
cionantes retos: Inteligencia Artificial, Big Data, chips
de Grafeno… Las firmas que se queden rezagadas en la
implantación de las nuevas tecnologías verán reducir
sus ingresos y a duras penas aguantarán. En un futuro
no muy lejano será muy difícil que un trader pueda so-
brevivir sólo haciendo
clicks
con un ratón para introdu-
cir sus órdenes al mercado.
José Parga Landa
DIRECTOR GENERAL VISUAL TRADER
65
BOLSA
1
ER
TRIMESTRE 2014
innovación y
tecnología
1...,55,56,57,58,59,60,61,62,63,64 66,67,68,69,70,71,72,73,74,75,...80