El régimen fiscal de los inversores en instrumentos de renta fija está condicionado no
sólo por quién es el inversor (residente, no residente, persona física o jurídica), sino
también por la tipología del instrumento de renta fija en cuestión y, en particular, por
el hecho de que el mismo se encuentre o no negociado en un mercado secundario (bien
sea regulado, o bien sea un sistema multilateral de negociación).
P
ara el tema que nos ocupa, cabría distinguir la si-
guiente tipologíade inversores: (i) personas físicas
residentes fiscales en España que tributan en el
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (“IRPF”),
(ii) personas jurídicas residentes fiscales en España que
tributan en el Impuesto sobre Sociedades (“IS”) y perso-
nas o entidades no residentes que obtienen la renta a tra-
vés de un establecimiento permanente situado en terri-
torio español y tributan en el Impuesto sobre la Renta de
los no Residentes (“IRNR”) y, por último, (iii) personas
o entidades no residentes que tributan en el IRNR, pero
que no obtienen la renta a través de un establecimiento
permanente situado en territorio español.
Antes de abordar el tratamiento que corresponde
a cada inversor, una cuestión conceptual fundamental
es el impacto efectivo que tiene la existencia o no de re-
tenciones a cuenta del impuesto personal de los inver-
sores para cada uno de ellos.
Rebeca Rodríguez
Fiscalidad de los
inversores en renta fija
En efecto, cuando un inversor es residente fiscal
en territorio español u obtiene las rentas derivadas de
los instrumentos de renta fija a través de un estableci-
miento permanente situado en España (por ejemplo,
una sucursal), la retención a cuenta no es el impuesto
definitivo que deben soportar los inversores respecto de
la rentabilidad obtenida de los activos financieros, sino
que dicha retención a cuenta minorará la cuota de su
impuesto personal, por lo que el impacto de la reten-
ción a cuenta es fundamentalmente de carácter finan-
ciero, esto es, la menor liquidez inicial se compensa con
el hecho de que, con posterioridad, la cuota que se debe
satisfacer por el impuesto que corresponda (IRPF, IS o
IRNR con establecimiento permanente) será menor.
Cuestión distinta es el impacto de la retención
cuando los inversores no son residentes en España y
no obtienen la renta a través de un establecimiento
permanente, por cuanto que, en dichos supuestos, la
24
2º TRIMESTRE 2014
BOLSA
en portada
1...,14,15,16,17,18,19,20,21,22,23 25,26,27,28,29,30,31,32,33,34,...84