La operativa en los mercados financieros supone tomar decisiones sin tener la cer-
teza de cuál va a ser la evolución del precio de los activos, por lo que implica asumir
un riesgo que llamamos de precio o de mercado. Las operaciones a plazo o productos
derivados constituyen una importante herramienta para la gestión de este riesgo, ya
que permiten fijar a fecha de hoy el precio al que se va realizar una transacción eco-
nómica en una fecha futura. El sistema financiero español cuenta con un mercado de
productos financieros derivados, MEFF, desde 1989 y cuyas competencias han cam-
biado desde el pasado 9 de septiembre de 2013.
U
n contrato de futuro es un producto financie-
ro derivado. Concretamente se trata de una
transacción económica a plazo negociada en
el entorno de un mercado organizado como el gestio-
nado por MEFF, filial de Bolsas y Mercados Españoles
(BME). Se trata por lo tanto de un acuerdo que obliga a
las partes contratantes a:
• Comprar o vender un determinado activo (activo
subyacente)
• En una fecha futura (fecha de vencimiento)
• A un precio fijado de antemano (precio del futuro)
Un inversor puede abrir una posición median-
te la compra o venta de un futuro con la intención
de mantener el compromiso hasta la fecha de ven-
cimiento del contrato (en la que deberá proceder a
la recepción o entrega del activo correspondiente).
Sin embargo, si lo estima oportuno, también puede
cerrar su posición antes del vencimiento mediante
una operación de signo contrario a la de apertura:
venta si fue.
Futuros financieros: en
qué consisten y cuál es su
operativa
76
2º TRIMESTRE 2014
BOLSA
formación
1...,66,67,68,69,70,71,72,73,74,75 77,78,79,80,81,82,83,84