mos hacerlo así porque ese es el perfil de nuestro clien-
te. Además, estamos convencidos de que los inversores
que han aguantado dentro del mercado durante toda
esta crisis, probablemente ya lo estarán para siempre.
También es tarea del analista y del gestor explicar que
una tensión en el mercado es superable, siempre que
el objetivo de inversión no esté centrado exclusiva-
mente en el corto plazo.
Los cambios en la regulación también acompañan
y, de nuevo inspirados en la experiencia anglosajona,
apuntan hacia una mayor transparencia. Cuando yo co-
mencé en esto de la Bolsa, los auditores de un 20% de las
compañías cotizadas presentaban alguna salvedad a sus
cuentas, ahora esto ocurre en apenas un 2% de los casos.
¿Predica con el ejemplo en este empeño por hacer ex-
tensible a la sociedad el conocimiento financiero?
Lo intento porque creo que una parte importante
del éxito profesional reside en el conocimiento y el tra-
bajo y poco en el azar o la suerte, un factor que, como
en mi caso sólo fue el detonante de mi interés por saber
de finanzas. Mi relación con los mercados de valores
empezó en segundo de Económicas y Empresariales
en la Universidad de Salamanca. Aquel año redescubrí
unas viejas acciones de Telefónica que había recibido
como regalo en mi niñez. Al comprobar lo que se ha-
bían revalorizado en once años, comencé a leer sobre
el tema. Cuanto más leía, más me gustaba. Así llegué
hasta mi trabajo de fin de carrera: muchos viajes entre
Salamanca y Madrid, fórmulas tan largas que no cabían
en las antiguas hojas de cálculo informático...Muchas
vicisitudes durante un año para determinar cómo batir
la ineficiencia de los mercados y que el análisis técnico
no es una suerte de bola de cristal.
Mi carrera profesional comenzó ya vinculado al
análisis financiero. En concreto, en el año 2003 des-
embarqué en Gefonsa como director de análisis. Des-
de entonces, hasta el día de hoy en mi responsabilidad
actual he buscado siempre esta filosofía de trabajo. De
hecho intervengo, activa y periódicamente, en foros
donde se presenta a jóvenes estudiantes la posibilidad
de ser analistas financieros, así como en otros para la
formación de ahorradores e inversores.
¿Y qué le gustaría trasladar a la gente respecto a la la-
bor de los analistas de mercado?
Pues algo simple. Que los analistas somos seres
racionales y damos predicciones racionales basadas
honestamente en nuestro saber y trabajo diarios. Ge-
neralmente no podemos prever la aparición de factores
sorpresa, económicos, geopolíticos o de otro tipo, con
los que nadie contaba.
B
Nuestra tarea es gestionar
y asesorar lo mejor posible,
prestando especial atención
a las características de cada cliente, al
que sometemos a una especie de test de
estrés, ya que la sensibilidad a perder
siempre es el doble a la de ganar la misma
cantidad. Procuramos que la rentabilidad
finalmente obtenida no sea muy dispar a
lo inicialmente proyectado
28
3
ER
TRIMESTRE 2014
BOLSA
entrevista
1...,18,19,20,21,22,23,24,25,26,27 29,30,31,32,33,34,35,36,37,38,...80