Más concretamente, siguiendo los acuerdos políti-
cos del Grupo de los Veinte en Pittsburg en septiembre
de 2009, EMIR establece la obligación de la intervención
de una ECC en la mayoría de la operativa con derivados
que no se ejecute en plataformas de negociación centra-
lizadas (
clearing obligation
). En consecuencia, las ECCs,
ya de por sí piezas importantes en la gestión de riesgos
de los mercados de valores, pasan a asumir riesgos mu-
cho mayores, como resultado de los fuertes apalanca-
mientos que algunas operativas e instrumentos de de-
rivados implican.
La otra medida importante que introduce EMIR es
la obligación de transparencia de los mercados descen-
tralizados con la intención de que tanto los supervisores
como los propios intervinientes tengan conocimiento
de las posiciones, del tipo de operaciones y de las mag-
nitudes que en cada momento estén siendo asumidas
por cada participante.
Por todo ello EMIR, además de obligar a pasar por
plataformas de negociación y/o ECCs a la operativa en
instrumentos de derivados, ha supuesto la creación de
un nuevo tipo de infraestructura de mercado, denomi-
nado “
Trade Repository
, TR”, entidad a la que desde fe-
brero de este año hay que reportar todos los contratos
de derivados que se ejecuten, ya sean en plataformas de
negociación o mediante derivados OTC.
Competencia y ausencia de riesgos en los DCVs:
el Reglamento CSDR
La segunda pieza regulatoria, la CSDR ha entrado
en vigor en septiembre de este mismo año. Este Regla-
mento tiene como objeto abrir a la competencia a los
Depositarios Centrales de Valores (DCVs), a la vez que
se emiten las reglas mínimas de competencia que per-
mita que la misma sea justa y sin contaminar de riesgos
a una infraestructura que, como tal, debería quedar ais-
lada de los mismos. Así, los DCVs se configuran como
las entidades que gestionan un sistema de liquidación y
que prestan al menos dos de las tres funciones básicas
siguientes:
• Registro Central de las emisiones de valores (“No-
tary Function”).
• Liquidación Central de los mercados de valores.
• Custodia Central de los mercados de valores.
Los servicios bancarios que se autoricen a prestar a
los DCVs tendrán que estar claramente separados y li-
mitados a facilitar los tres servicios básicos antes men-
cionados.
El objetivo es crear una red de DCVs interconectados
entre sí que ofrezcan servicios de liquidación, registro
y custodia no sólo para valores domésticos, como en la
actualidad, sino también para valores extranjeros per-
tenecientes al resto de la Unión Europea (UE), con el fin
de abaratar los costes transfronterizos que esta operati-
va tiene en la actualidad.
La apertura a la competencia que la CSDR estable-
ce no sólo alcanza a la liquidación de operaciones sino
también abarca al Registro Central de las mismas, de
tal manera que establece la libre elección del emisor del
DCV en donde realizar el registro inicial de la emisión de
sus valores.
Como sucede con la EMIR, se fijan una serie de con-
diciones que aseguren la neutralidad y seguridad de esta
pieza de la infraestructura de los mercados de valores,
con el fin de evitar la competencia en niveles de segu-
ridad, más que en calidad y precio de los servicios ofre-
cidos.
Estos son los muy loables objetivos de la nueva re-
gulación europea en el sector. La seguridad, la transpa-
rencia y la libre competencia entre distintas infraestruc-
turas de los mercados de valores de post-contratación:
La apertura a la competencia que la CSDR
esta-
blece no sólo alcanza a la liquidación de opera-
ciones sino también abarca al Registro Central de
las mismas, de tal manera que establece la libre
elección del emisor del DCV en donde realizar el
registro inicial de la emisión de sus valores.
45
BOLSA
3
ER
TRIMESTRE 2014
reportaje
1...,35,36,37,38,39,40,41,42,43,44 46,47,48,49,50,51,52,53,54,55,...80