Table of Contents Table of Contents
Previous Page  37 / 64 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 37 / 64 Next Page
Page Background

A

ún no hay acuerdo de los once países que forman el

grupo de “cooperación mejorada” de la Unión Euro-

pea para la puesta en marcha de un impuesto armonizado

a las transacciones financieras en la Unión Europea. Pero

sea cual sea el acuerdo final el fracaso de la iniciativa queda

al descubierto en la propia propuesta anunciada por la Co-

misión Europea en 2011. Para

Manuel Andrade, experto

en mercados de BME

, “no hay alquimia que genere in-

gresos fiscales netos con una caída del PIB y que recaude en

España 640millones con una tasa al 0,1%”.

La propuesta consistía en que se recaudarían 55.000

milmillones de euros gravando conun0,1%todas las tran-

sacciones en renta fija, acciones, préstamo de valores y re-

pos, y con un 0,01% todas las transacciones en derivados.

Hasta aquí Excel hizo su trabajo correctamente. Igualmente

se anunció por parte de la Comisión Europea, que dicha re-

caudación tendría como impacto una disminución del 20%

en los volúmenes de contratación de acciones y de un 90%

en los derivados, especialmente en el segmento de contra-

tación de alta frecuencia. La pregunta es obvia: ¿Cómo es

posible incrementar los ingresos fiscales si al mismo tiem-

po ya se anuncia que la base imponible disminuiría un 20%

y un 90% respectivamente? No hay secreto en la respuesta

más allá que lo primero que viene a la mente es que con

semejante predicción es seguro el impacto en la estructu-

ra y funcionamiento de los mercados con repercusión di-

recta en el empleo de la industria financiera. Pues bien, el

El impuesto a las transacciones financieras:

las cuentas bien hechas

resultado es que no habrá ingresos netos porque, si bien

es cierto que se podrían recaudar 55.000 millones con esa

tasa, al mismo tiempo habría una merma de ingresos en

otros impuestos por un importe mayor. Es relativamente

fácil proyectar ingresos de 55.000millones, especialmente

cuando se enarbola la gran bandera de que el sector finan-

ciero tiene que pagar los daños causados por la crisis. No es

nada agradecido explicar cómo se perderían esos ingresos.

El fracasode lapropuesta fue consumándose cuando

lamayoría de países de laUniónno secundaron la iniciativa

de la Comisión. Diecisiete países decidieron no sumarse y

algunos expresaron su desacuerdo, en algunos casos, como

Reino Unido, con mucha contundencia y en otros, como

Suecia, por su desastrosa experiencia con la tasa. No trans-

currió mucho tiempo para que los once países pusieran

de manifiesto, con timidez al principio y luego de manera

unánime, que la tasa no se podría aplicar a todos los activos

ni aplicarla en cascada.

La renta fija fue descartada de la lista porque ningu-

no de los once países podía poner enpeligro elmercado se-

cundario de su Deuda Pública, lo cual se extendió a la Renta

Fija Privada por iguales motivos y por derivación lógica al

mercado de repos y todo el gran mercado de derivados de

renta fija. Los indicadores económicos ya adelantaban lo

que se avecinaba y los once, incluido Alemania, decidieron

que era mejor no hacer experimentos. Solo queda por de-

cidir sobre la Renta Variable y sus Derivados. El ejercicio de

bajar la recaudación prevista de 55.000 a sólo 4.600 millo-

nes está resultandomuy difícil.

B

La fuerza de los hechos ha ido “descafeinando” una propuesta recaudatoria tan ambiciosa como poco

realista. Para el autor, en el caso más optimista un impuesto de este tipo recaudaría en España alrededor

de 200millones de euros frente a los casi 1.500 inicialmente estimados. Esto sin contar con que

probablemente el efecto neto sobre el conjunto de la recaudación impositiva del país sería negativo

(1)

.

(1) El artículo completo ha sido también publicado el El Espectador Incorrecto, que se vende conjuntamente con

Actualidad Económica

.

Leer artículo completo de Manuel Andrade Ver web

37

BOLSA

4º TRIMESTRE 2014

INFORMACIÓN

destacada